Juan Carlos de la Hoz (Abordar) fue quien tomó la decisión de coproducir “El desentierro”. Una vez vista la película pienso que fue una excelente decisión. El film está muy bien. A su director, Nacho Ruipérez, le auguro un gran futuro. Sabe poner la cámara, dirige bien a los actores y cuenta historias “negras” de València -su tierra- con personajes repletos de sentimientos ¿Quién da más?.

Recientemente hemos visto filmes basados en hechos reales o inspirados en sucesos similares. Por ejemplo, “El hombre de las mil caras”, difícil adaptación de las historias de Francisco Paesa. En esos títulos, sean españoles, franceses o griegos, a todos les faltan personajes de carne y hueso, que se quieran, que se inspiren, que se deseen. Y todo eso no está, salvo en “El desentierro”. Por eso me gusta.

Enhorabuena a Ximo Pérez y a Juan Carlos de la Hoz, sus productores, y a Nacho Ruipérez, su director, por haber dado en el clavo | Ramon Colom.