Madrid abre su “Madrid Central”, una operación con muchos riesgos, pero necesaria: quitar los coche del centro de la ciudad, salvo los de sus vecinos, los que viven ahí. Puede salir bien…o mal.

Estamos en Navidad y estos son los días en los que hay más tráfico en nuestras ciudades. Parece que nos dé terror compartir con nuestros vecinos los asientos del autobús o del metro. O simplemente andar. Hay que deconstruir la cultura de ir en coche porque no podremos viajar. Han llegado los coche eléctricos, las motos, los patinetes, las bicicletas y un largo etcétera para quedarse entre nosotros. Tendremos que reinventar nuestra forma de movernos.

Queremos ir en coche a todos lados, andar lo menos posible y si puede ser, que todo esté a tocar de nuestra mano. Así no crecen las ciudades, se estrangulan sus ciudadanos. De eso trata nuestro próximo Millennium, el lunes 26 a media noche.